El ambiente era tenso, la gente murmuraba en los pasillos y se podía ver en las personas  los rostros de preocupación, desconcierto y tristeza. Yo sabia lo que se venía, pero era mi costumbre ser optimista y con una sonrisa en los labios siempre esperaba  lo mejor. No era igual para Iván, él tenía muchos planes a largo plazo antes de que todo esto fuera anunciado, por lo que se sentía  frustrado e impotente ante la situación.

Así me describió mi amigo Omar el panorama y ambiente que se vivía del día  en que la empresa donde trabajaba daría la lista de los empleados que serían retirados permanentemente de la compañía  por reducción de personal, evento que habían anunciado con dos semanas de anticipación.

Te cuento este hecho para que analicemos juntos lo que sucedió  antes y después de ese día y lo vamos a hacer desde dos perspectivas, la de Omar y la de Iván.

 

DESDE LA PERSPECTIVA DE IVAN

 

Quién era Iván? 

Iván estudió Contabilidad, era el asistente contable y  tenía casi 20 años trabajando en la compañia. Era corpulento y con muy buena presencia, en general era un tipo fantástico, le encantaba la música, la parrilla entre amigos y preparar su delicioso cevichito. Era muy disciplinado y respetuoso a todas las reglas de la empresa y de su casa, era de esos tipos que inspiran confianza y con los que dificilmente discutes si le das un manual de cómo hacerlo.

Por qué Iván se sentía frustrado e impotente ese día? 

Porque le aterraba la idea de ser despedido, ya que tenía todo organizado y planeado por los proximos 7 ó 10 años, había calculado lo que percibiría como jublilación, qué seguro médico tendría y además estaba comprando una casa pequeña para su retiro en un hermoso condominio con vista a un maravilloso lago, alguna vez le escuche decir, “cuando mis hijos terminen la universidad y hagan su propia vida, ese será mi nido de amor y con Sonia cada día nos levantaremos y lo primero que veremos será el lago iluminado por el amanecer” tenía el don de hacerte sentir como si estuvieras mirando el lago. Ahora cada vez que veo un lago, me acuerdo de él.

Iván estaba frustrado porque no esperaba que sucediera algo así, todo era perfecto con un buen sueldo que le permitía vivir una vida no de ricos pero sin carencias y sobre todo tranquila.  No se podía ver a él mismo  sin ir todas las mañanas a su centro laboral.

Sentía impotencia imaginándose decirle a su esposa Sonia que no podría pagar las cuotas de la pequeña casa del lago y lo peor, cómo afrontaría los pagos  de la Universidad de sus dos hijos. Tendría que endeudarse.

Iván se imaginaba buscando trabajo, pidiendo ayuda a su hijo para mandar su curriculum o resumé vía online. Había aprendido  solamente a manejar lo básico en la computadora para su cargo de Asistente Contable y además aunque tenía un sofisticado smart phone, lo único que sabía era hacer llamadas y recibir llamadas.

 

DESDE LA PERSPECTIVA DE OMAR

 

Quién era Omar ?

Omar era Abogado, como su padre. En realidad la influencia de su padre lo había llevado a escoger esa carrera.  Había ingresado a trabajar en el Area Legal de la empresa pero muy pronto se movió al área de ventas, convirtiéndose en un vendedor y de los buenos. Muchos no entendían que prefiriera ser un vendedor en vez de quedarse en el área legal.

A diferencia de Iván, Omar era delgado y de mediana estatura. Pero tenía una personalidad arrolladora, esos de que cuando llegan a un lugar parecieran iluminarlo. Le encantaba los deportes y el internet como a nadie. En las reuniones sus conversaciones siempre tenían que ver con algo nuevo que había visto en “La Red”  o siempre lo veías conectado a algo. A veces los amigos le decían “pareces un loco, deja eso y vamos a divertirnos”. Bueno, muchos pensaban que de verdad estaba loco para no ejercer como abogado y convertirse en un vendedor, pero igual él siempre estaba en la lista de invitados de cualquier evento porque tenía mucho carisma y era el “optimista del grupo”.

Por qué Omar se sentía optimista, sonriente y esperando lo mejor ese día del despido ? 

Omar llevaba solo 5 años trabajando en la empresa, menos de un año en el área legal y unos cuatro en el área de ventas. No se había acogido a un programa de retiro como el 401K y sus planes eran de corto y mediano plazo, él sabía dónde quería estar dentro de 3 ó 5 años.

El día del despido e sentía optimista porque ya hace tiempo había proyectado su posición para cuando ese día llegara y no porque lo esperaba sino porque estaba consciente de la nueva realidad laboral y había decidido prepararse y reinventarse. Había hecho cursos online desarrollando su otro lado, ese que todos tenemos independientemente de lo que seamos profesionalmente, me refiero al talento y la pasión. Había planeado sumar su carrera, su experiencia, su pasión y su talento. No quería descartar años de estudio y  años de experiencia, pero tampoco quería sacrificar hacer lo que amaba, además estaba convencido que enfocarlo de esa manera era la combinación perfecta para su éxito personal y laboral.

Estaba sonriente y esperaba lo mejor porque sabia que su vida no estaba determinada por lo que le ocurriera sino que estaba determinada cómo él decidia tomar y reaccionar ante lo que le ocurriera. Sabía que si se quedaba era tiempo de seguir aprendiendo y ganar experiencia, pero también sabía que si lo despedían era tiempo de darle con más fuerza a su propio desarrollo que venía haciendo y pasar de segunda fuente de ingreso a principal generador de ingresos.  En uno u otro caso sabía que era lo mejor que le podía suceder o mejor dicho sabía que lo tomaría como si fuera la mejor opción que podía suceder.

 

SABEN QUIEN FUE DESPEDIDO Y QUIEN SE QUEDO TRABAJANDO EN LA EMPRESA?

 

Cuando terminaron de leer la lista Iván se acercó a Omar, y le dijo: “Lo siento amigo, eres uno de los mejores vendedores, no entiendo por qué te sacan” a lo que éste guardando sus cosas personales en una caja para retirarse de la empresa, le contesto con una gran sonrisa  ” Amigo, lo mejor está por venir”.

Un año después….. 

Omar, ha formado su empresa independiente de consultoría legal, poniendo a cargo y al frente a su padre, quien está retirado y le encanta su profesión de abogado . Esta oficina ha tenido gran éxito y acogida.

Por otro lado Omar ha formado una Universidad Virtual, donde enseña cursos sobre el arte de vender, marketing de atracción, marca personal, etc. Todo para el desarrollo de emprendimientos. Además es muy solicitado por empresas para dar conferencias motivacionales para  el desarrollo personal. Le encanta la innovación y  hasta sigue cursos de Yoga de la Risa, siempre en progreso. Está por casarse con su novia de años, Isabela. Se siente feliz y realizado.

Iván continua como asistente contable en la misma empresa, pero además, actualmente es uno de los alumnos de Omar y ha decidido que como Contador, hará las certificaciones para convertirse en preparador de impuestos para que sea otra fuente de ingresos, pero no solo eso, está aprendiendo a usar el internet y planea poner su canal de YouTube y monetizarlo enseñando a cocinar, especialmente el cevichito. Su esposa Sonia por su lado ha desarrollado su talento de pintura tomando un curso online y actualmente prepara a pedido mayólicas o baldosas pintadas para decoración de cocinas. Cada vez tiene más pedidos por lo que está pensando contratar a una persona para que le ayude con el diseño.

Hace mucho que la empresa de Iván no anuncia ningun recorte de personal, pero cuando le preguntan que pasaría si lo despiden, él ya no tiene el temor ni la frustración, ni la impotencia que antes sentía. Ahora él responde como los Boys Scouts: ” Siempre Listo”.

Compartí esta historia porque estoy convencida que los profesionales debemos prepararnos constantemente desarrollando nuestra especialidad y hacerla crecer,  pero también conectarla con lo que amamos hacer, con nuestro talento y nuestra pasión, pero no dejarla como un Hobby sino llevarla a otros niveles como si se tratara de nuestra segunda profesión, esa que ni tú ni yo elegimos sino que es ella que nos eligió a nosotros, porque nacimos con ella y está pidiendo a gritos que la dejes salir.

Todo el éxito del mundo. blanca@blancagarcia.info